Abogado Divorcio Valladolid
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

¿Cómo se reparten los bienes en un divorcio?

reparto de bienes en un divorcio

En todo matrimonio hay unos bienes que han adquirido ambos durante la relación y que son propiedad de los dos. Estos bienes se llaman bienes matrimoniales y cuando ambas personas deciden separarse, se hará frente al reparto de bienes por medio de abogados o un juez.

Responder según el régimen económico matrimonial

Primero estableceremos las diferencias entre bienes matrimoniales y bienes separados para evitar confusiones. Un bien matrimonial es aquel que fue adquirido durante el matrimonio y es propiedad de los dos. Cuando se celebra un divorcio, estos bienes se dividen entre los dos cónyuges de forma equitativa. Los bienes separados, son aquellos bienes adquiridos antes del matrimonio o heredados durante el matrimonio. Sin embargo, puede haber excepciones, ya que si el otro cónyuge participa en la mejora u obtención de ese bien o si existe un desequilibrio de los bienes matrimoniales que afecta a las necesidades de ese cónyuge.

Cuando se han generado bienes y patrimonio durante el matrimonio, existen unas normas ya establecidas por la ley o antes del matrimonio y se encuentran dentro del régimen económico matrimonial. No todas las normas pueden ser modificadas por los contrayentes ya que la ley las denomina como de cumplimiento obligatorio, las cuales pueden tener variaciones según el matrimonio y otros que no permiten la elección de los cónyuges. Sin embargo, hay otros tres puntos que se establecen según los cónyuges, como el régimen de comunidad, de separación y mixtos. El régimen de comunidad, se constituye cuando hay un patrimonio en común, ya sea universal en los que incluyen todos los bienes presentes y futuros y los del régimen de gananciales durante el matrimonio. En el régimen de separación, el patrimonio de los cónyuges queda separado y cada uno conserva su propiedad y administración de los bienes. En el régimen mixto, se combinan el régimen de comunidad y el de separación. El más común es el de participación en las ganancias, en el matrimonio los bienes permanecen separados, pero en el divorcio estas ganancias se dividen por la mitad.

Las capitulaciones matrimoniales es un contrato generado antes o después del matrimonio por los cónyuges y que determina esas normas que establecerán la economía del matrimonio. Modifica o sustituye el régimen económico del matrimonio. Un abogado o notario estará presente para su validez sobre todo para que todo el contenido sea totalmente legal y este inscrito de forma pública. Este contrato será inscrito junto con el documento de matrimonio para informar a terceros sobre el régimen económico matrimonial establecido.

Las capitulaciones matrimoniales podrán establecerse en un documento privado salvo que los cónyuges decidan hacer una transferencia o participación de la propiedad de los bienes, en caso de venta. En el documento de las capitulaciones matrimoniales se establecerán los bienes muebles e inmuebles con su valor y gravamen junto con otros datos, las deudas dependiendo de si son conjuntas o personales, la especificación sobre los bienes que pertenecen exclusivamente a uno de los cónyuges o a los dos y su reparto, al igual que el reparto de los bienes adquiridos por herencia, donación o legado si forman parte del régimen conjunto o separado.

Liquidación de gananciales

Se establecerá una liquidación de gananciales en el caso de que no haya una separación de bienes. Una liquidación de gananciales sería el reparto de los bienes gananciales que se han adquirido durante el matrimonio a nombre de los dos. Cuando se trata de un divorcio de mutuo acuerdo, en el caso de que no haya hijos o discapacitados, el letrado de la administración de justicia establecerá un decreto o si hay hijos, será el juez quien decida la sentencia.

Existe la posibilidad de llevar a cabo el divorcio por un notario o abogado, siempre que no haya hijos de por medio. En el convenio regulador se podrá incluir la liquidación de la sociedad de gananciales en la que se disolverá la sociedad de gananciales y se aprobará la liquidación decidida por ambos cónyuges.

En el caso de que sea un divorcio contencioso, el proceso es mucho más complicado y costoso a través del procedimiento para la liquidación del régimen económico matrimonial.

Separación de bienes

En las capitulaciones matrimoniales se establecerá si el matrimonio esta regido bajo una separación de bienes. Estará escrito en un documento privado y contendrá todos los bienes de cada parte incluyendo las deudas. Sin embargo, si existe algún cambio en las capitulaciones, estas deberán hacerse públicas en el Registro Público de la Propiedad.

Cuando hay una separación de bienes, se establece la independencia económica de los cónyuges durante el matrimonio. En este documento se pueden incluir tanto los bienes propios que cada uno tiene antes del matrimonio como los bienes futuros.

Un bien propio sería por ejemplo el salario o las ganancias obtenidas durante su empleo o actividades personales. La clasificación de los bienes puede ser absoluta o parcial. Una separación de bienes absoluta, se refiere al listado exhaustivo de todos los bienes de los cónyuges dentro del apartado del régimen de separación en las capitulaciones matrimoniales. Una separación de bienes parcial no cuenta los bienes que se encuentran fuera del documento, por lo que esos bienes que no se han definido se expresan como de carácter común para los cónyuges.

Donación o transmisión de bienes

Existe también la posibilidad de realizar donaciones o transmisión de bienes de forma gratuita a la otra persona dentro del matrimonio. En ese caso ese bien será transmitido al otro cónyuge de forma libre.

Reparto de las deudas matrimoniales

Todas las deudas que se hayan establecido durante el matrimonio, independientemente de quien las haya adquirido, formarán parte de las deudas matrimoniales que tendrán que enfrentar de forma conjunta. En el caso de un divorcio, estas deudas matrimoniales se dividirán de forma equitativa salvo en excepciones en las que el juez establezca un reparto diferente, como en el caso de la culpa del divorcio o cuando se tratan de deudas en las que no ha habido un consentimiento por parte del otro cónyuge y que no tuvo un aporte positivo al hogar.

Separación de bienes con hijos

Puede darse el caso de que haya hijos menores de edad en común dentro de un divorcio y se dicte a una persona con la custodia exclusiva del menor. Si el otro cónyuge dispone de una vivienda propia, en la que el menor y el otro cónyuge han estado viviendo, tendrá que cederla a su hijo y a la persona que disponga de la custodia exclusiva. Una vez que el hijo sea mayor de edad, pasará a manos del cónyuge propietario de la vivienda.

Si en el divorcio se establece una custodia compartida con una vivienda que es propiedad de ambos padres, será cada padre que entre y salga de la vivienda según el periodo de la custodia compartida.

Una separación o divorcio no es un proceso fácil, por lo que requiere la atención de un abogado experto en divorcios y en derecho de familia. Desde nuestro despacho de abogados de divorcios en Valladolid queremos ayudarte en este proceso respondiendo a todas tus dudas y sobre todo defendiendo tus intereses en tu divorcio. Tanto si es un divorcio de mutuo acuerdo o un divorcio contencioso o si tenéis hijos en común, nuestros abogados en Valladolid responderán a tu favor. Llámanos y recibe más información para llevar a cabo tu divorcio.

INFORMACIÓN Y CONSULTA ON-LINE